Font Size

Cpanel

Entrevista a Carmen Villaverde: “Regresaré a Maryville University para seguir estudiando y volver al equipo de golf"

may carmen villaverde 0

 

La ciudad de Saint Louis (Missouri) se encuentra a orillas del río Misisipi, en el corazón de los Estados Unidos. Si bien la ciudad forma parte del Medio Oeste, ofrece a los visitantes una combinación única de cultura que reúne el refinamiento del sur, la industria del norte, la fascinante historia del oeste, y la elegante arquitectura del este.

Hace casi cuatro años, en 2016, la cántabra Carmen Villaverde Gómez (1988) cogió las maletas y puso rumbo a St. Louis para compaginar los estudios de Biomedicina con el golf en la Maryville University.

 

P: Me imagino que después de tanto tiempo por tierras americanas ya estarás más que adaptada, pero ¿cómo fue la adaptación al principio?

R: Los dos primeros años vivía en un edificio dentro de la universidad. Similar a lo que en España conocemos como Colegio Mayor, compartiendo el módulo con una chica natural de una ciudad cercana. Los dos últimos años he vivido con tres compañeras del equipo de golf en un apartamento de un edificio que pertenece a la propia universidad, pero fuera del campus, a unos siete minutos.

P: ¿Qué es lo que peor llevaste?

R: El idioma. Aunque lleves un buen nivel de inglés, el acento americano se deja sentir. Hasta que no le pille el tranquillo anduve algo perdida.

P: ¿Y la comida?

R: La verdad, no es buena. Lógicamente es otra cultura, otras costumbres, otros gustos. Lo supere pronto, iba muy mentalizada. Hay que comer, no queda otra

P: ¿Y en cuanto formato educativo?

R: La verdad es que compaginar los estudios y golf hace que las jornadas sean realmente muy largas.

P: ¿Un ejemplo de un día cualquiera?

R: Más o menos, todos los días son iguales. Salgo de casa a las 05:40 y regreso sobre las 21:00. De 06:00 a 07:30 Yoga, de 08:00 a 12:00, clases. Golf, de 13:00 a 15:30. De 16:00 a 18:30 tengo laboratorio de microbiología, biología celular y Fisiopatología. De 19:00 a 20:15, físico.

P: Ciertamente, la jornada es muy exigente

R: Ya lo creo. Cuando me tocaba recuperar clases no me iba a la cama antes de la una de la madrugada.

P: ¿Hay más españoles en el campus?

R: El primer año solo había una española, que pertenecía al equipo de tenis. En los años posteriores, ingresaron estudiantes de Barcelona y Madrid.

P: ¿Qué tal el golf?

R: Todo magnífico. Las instalaciones, los coach, las secuencias de entreno, el estudio de las progresiones, las compañeras. Aprendes, te motivas, disfrutas.

P: ¿Qué tal fue la integración en el equipo?

R: La verdad desde como llegue a como me voy ha habido por medio un montón de sensaciones positivas. El compañerismo, la sensación de quipo. El sentirse apoyada, integrada, da mucha confianza, y con ello fueron llegando los resultados.

P: Cuéntame.

R: Fui 2 veces Player of the week; 7 veces saint week; All Team GLVC 2019; gané 3 torneos, fui segunda en cuatro ocasiones y tercera también en cuatro ocasiones. Top-10 en 25 torneos. Fui Player of the year en tres temporadas consecutivas (16/17, 17/18 y 18/19). Además, gané el James R. Spalding Sportmanship Award también en tres ocasiones.

 

may carmen villaverde 1

 

P: ¿Cuándo te enteraste del brote de coronavirus?

R: Cuando regrese después de pasar las vacaciones de Navidad en casa, no había ningún rumor sobre el coronavirus. En una ocasión, antes de que se declarase la alerta en Wuhan, el profesor de Fisiopatología nos comentó en clase que se había detectado el brote de un virus nuevo en China, pero nunca intuyendo la importancia que tendría posteriormente.

P: ¿Cómo te enteras que la universidad pone fin a las clases presenciales?

R: En medio de un carrusel de viajes. Acabábamos de disputar un torneo, que gané, por cierto, en Arkansas. Después fuimos a jugar otro torneo a Florida, en el que hice cuarta. Nada más terminar regresamos a Saint Louis, donde llegamos con el tiempo justo para vaciar la maleta volver a llenarla con ropa limpia y ponernos en camino (seis horas de viaje) a Kentucky, para jugar el último torneo de este tramo de la temporada. A mitad del camino nos tuvimos que dar la vuelta, el torneo se había suspendido. Al regreso nos informaron que la Maryville University daba por finalizado las clases presenciales y nos aconsejaron que regresásemos lo antes posibles a nuestros lugares de origen.

P: ¿Tuviste problemas para organizarte el regreso?

R: Bastantes. Los vuelos de regreso estaban programados para el día 19 de marzo: Saint Louis – Chicago - Madrid - Santander. Debido a la suspensión del vuelo Saint Louis – Chicago, tuve que alquilar un coche para recorrer los 500 km que separan ambas ciudades. Afortunadamente, aunque por los pelos, pude llegar a tiempo de coger el vuelo de Chicago a Madrid. Ya en Madrid, el vuelo a Santander también estaba cancelado, así que mis padres tuvieron que bajar a buscarme para terminar el infierno que resultó el viaje de vuelta.

P: Al fin en casa, ¿cómo te organizaste para terminar los estudios?

R: Pues muy agobiada, teniendo en cuenta la diferencia horaria entre Missouri y Cantabria, las clases online las pasaban a horas intempestivas. Además, debido al cúmulo de torneos seguidos, tenía muchas clases por recuperar. Entre las clases y el estudio de las materias no me quedaba tiempo ni para dormir. Afortunadamente el 3 mayo conseguí la Graduación en Biomedicina.

P: Enhorabuena ¿Qué esperas del 2021?

R: Tengo pensado volver a Maryville University para cursar, como mínimo, un año de Laboratorio Clínico. Aparte de esto, me ha hecho mucha ilusión que me reclamaran para volver a formar un año más parte del equipo de golf. Estoy muy ilusionada. Espero que todo esto del Covid-19 pase pronto y que todo vuelva a la normalidad.

 

Ahí es nada. Carmen regresa a Estados Unidos con unos planes muy atractivos tanto para sus estudios como para el golf. Muchísima suerte.

Entrevista de: Tomás Blanco Álvarez